Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

19 junio 2006

Vecinitos de Bilbao y/o de ultramar


Antesdeayer, sábado 17, tras la asamblea de la plataforma Por una Vivienda Digna de el País Vasco en el edificio de La Bolsa del Casco Viejo de Bilbao en un bar me robaron el móvil (una Nokia N-Gage QD) y una chamarra roja. Decir que tras darme cuenta del asunto tardé 15 minutos con llamadas a Euskaltel para que anulasen las llamadas salientes desde mi tarjeta SIM.
Antes llamé a mi número gracias a una bella damisela que me prestó su celular y el personaje amigo de lo ajeno descolgó pero no dijo ni mú. Sólo se oían jadeos, respiraciones y onomatopeyas varias. Pues bien. Tal vez no parlaba en cristiano asi que le dije:
- Ese teléfono que estás utilizando es mío. O me lo devuelves o lo bloqueo.
Ni caso, oiga. Y es que hay que ser cutre, imbécil y oligofrénico o simplemente hijo de su pastelera madre para “chorizar” un teléfono cuya goma que cubre su periferia estaba hecha polvo. Un terminal que para cambiar la tarjeta has de sacar la batería. Un teléfono del que no sabes el PIN, ni PUK ni nada de nada. Total, que el graciosillo/a se quedó con una chamarra de verano de color rojo vivo que tiene una manga ligeramente más corta que otra (promoción de Venca) y un teléfono móvil que se ha transmutado en un ladrillo de plástico de bellas dimensiones y con la goma fláccida y una tarjeta MMC (eso si) de 256 MB. Hoy día costará unos 18 euros si llega.
A lo mejor es que el/la susodicho/a personaje va a participar en los encierros del 7 de Julio y con la chamarra a modo de muleta y arrojando el móvil a la testa de los morlacos si las cosas se ponen feas. Asi le sacará una sorprendente y bizarra utilidad a los objetos robados.
Por mi sólo deseo que muchas tarjetas MMC del mundo mundial tengan la foto o el video del “chorizo/a” con la chamarra enroscada y hecha jirones y un buen asta clavado donde la espalda pierde el nombre propiedad del impresentable en cuestión.

5 comentarios:

Amatxu de Miribilla dijo...

La verdad que estar todo el día cabreado tiene que ser agotador ;-)
Hay que tomarse todo de la mejor manera posible. Si dices que el movil y la chamarra tenian poco valor y estaban ya usaditos, ya tienes disculpa para comprarte otros. Y el ladron o ladrones, ya caeran por su propio peso
Ya sabes, como dice el refran al mal tiempo buena cara.
Un saludo cordial

alfonso vi dijo...

ánimo, krollian!
desde este lugar, en el que la mezcla del calor y las tradiciones religiosas le hace parecer la entrada del mismísimo averno, solamente te digo que el que ha sustraído tu ngage ha caído bajo la maldición de la consola fláccida, y que le hará ir arrastrándola como un ladrillo de cara vista por las siete calles hasta el fin de sus días.
por otro lado, decirte que aproveches y te compres otra ngage urgentemente. tras la fusión de nokia y siemens nada será lo mismo en la aldeíta finlandesa. aaar! he dicho.
saludines.

Krollian dijo...

amatxu de miribilla:
Que mi bitácora haga referencia a cierto estado de humor no significa que dicho estado sea permanente, inamovible y eterno. Disfruto lo que puedo de la vida y más, si te refieres a eso. Es sólo que hay cosas que me indignan y este consistorio y ciertas iniciativas de la Diputación de Vizcaya (entre otras excelsas instituciones) junto con otras actitudes y dinámicas sociales me parecen perjudiciales para el ciudadano/a de a pie.
A la derecha de la bitácora verás la razón de la misma. Es una declaración de principios.
Por cierto ¿conoces miribilla.net?
Saludos y bienvenida a mi bitácora.

Amatxu de Miribilla dijo...

Hola Kroilan.
No te tomes a mal mi comentario. Solo quería quitarle hierro al asunto.
Que si conozco Miribilla.net? jeje.. Es que aun no has entrado en mi blog? www.amatxudemiribilla.blogspot.com
Te espero. Además en el post de hoy yo tambien estoy cabreada con ciertas instituciones. Me debe haber pasado por hablar ;-)
Un saludo cordial

Krollian dijo...

alfonso vi:
Se ve que hay mucho acalorao estos días y ya sabes que estos trabajan las 24 horas, festivos incluidos. Y en 1/2 segundo ya te la han armado. Y cuando les detienen 58 veces en un sólo día tienen a unos 5 ó 6 policías que les van haciendo los atestados y denuncias varias mientras salen por la puerta de la comisaría y tardan más en entrar que en salir. Ahora que eso mismo no lo puede decir el denunciante ya que a la pobre víctima le toca testificar 3 horas seguidas porque le han robado un palillo de dientes. Imaginarse lo que sería estar ahí sentado viendo al “chorizo” o “choriza” saliendo y entrando varias veces al día mientras tu tienes cosas que hacer estando ocupado por tu trabajo y él o ella se “ocupa” de llenar sus propios bolsillos con material ajeno por “joder” o para “trapichear”.
Yo NUNCA compro nada a nadie en la calle sabiendo que lo que me ofrece sé que cuesta 10 veces más en cualquier tienda. Luego está robado.