Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

08 noviembre 2006

Hacinamiento humano

Hay una teoría que dice que hay zonas en las ciudades que se van degradando urbana y humanamente. Y según esa teoría, lo que se expone es que las autoridades municipales dejan que esas zonas vayan empeorando hasta que deciden hacer borrón y cuenta nueva. Comienzan desalojando y tirando edificios. Y poco a poco, ya tenemos otro lugar donde la especulación inmobiliaria campa por sus anchas. Ya tenemos mas dinero contante y sonante en unos selectos y exclusivos bolsillos.

8-11-2006
Diario 20 minutos
Edición Bilbao
Manuel Romero
Los inmigrantes se hacinan en ‘lonjas patera’ de Bilbao
Las lonjas patera, bajos y locales comerciales reconvertidos en viviendas, se han transformado en Bilbao en el último modo de alojamiento de los inmigrantes, hacinados en espacios de entre 30 y 100 m2, de forma similar a como están viviendo apiñados desde hace meses en pisos patera.
Las lonjas patera, bajos y locales comerciales reconvertidos en viviendas, se han transformado en Bilbao en el último modo de alojamiento de los inmigrantes, hacinados en espacios de entre 30 y 100 m2, de forma similar a como están viviendo apiñados desde hace meses en pisos patera.
Al menos seis lonjas –una de ellas reconocida por el equipo de Gobierno municipal– sirven de residencia para decenas (no se especifica el número) de inmigrantes, en Bilbao La Vieja, según denunció ayer el PP de Bilbao y confirmaron a 20minutos ayer vecinos de la zona.
Una de ellas, en el número 1 de la calle Cantalojas, era un antiguo bar en el que ahora «vive, o malvive, una familia de africanos de al menos doce miembros», aseguraron ayer vecinos del inmueble.
La otra, en el 17 de la calle Hernani, está cerrada después de que el Ayuntamiento denunciara al propietario y le obligara a retirar una cocina instalada ilegalmente. Al propio hacinamiento hay que añadir el hecho de que en Bilbao no se ha legalizado aún la posibilidad de convertir los bajos en viviendas, aunque se está estudiando.
Todo esta circunstancia se da sin que se hayan erradicado de Bilbao los pisos patera, donde, del mismo modo, residen los inmigrantes en condiciones infrahumanas, según han explicado distintas asociaciones vecinales de Bilbao. Sin ir más lejos, en los últimos dos meses, la Ertzaintza se ha presentado tres veces en el mismo piso de la calle Zumaia que denunció este periódico la pasada primavera. «Lleva pasando durante meses y el Ayuntamiento todavía no ha movido ficha», dijeron.
Por su parte, Basagoiti, exigió al Gobierno municipal que regule, dentro del plan de vivienda, las lonjas habitables para evitar la especulación, e impedir que exista infravivienda.
«Las lonjas se han encarecido un 15% en un año y hay carroñeros que se aprovechan de la pobreza y de la inmigración», denunció el concejal.

¿Se convertirán los bajos en pisos?
Lo anunció la delegada de Urbanismo, Julia Madrazo, hace dos años, en noviembre de 2004. Pero la elaboración del plan por el que se iban a poder convertir en viviendas los bajos superiores a unos 40 metros cuadrados no ha llegado todavía. Esta posibilidad ya existe desde hace años en localidades como Getxo, Barakaldo o Santurtzi.