Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

28 junio 2006

Por una Vivienda Digna. Lo que el PCE dice

Como es bastante largo no voy a escribir más que esta línea a modo de introducción.

Por una vivienda digna para todas y todos
Comisión Permanente Federal del PCE / 23 jun 06
A propuesta de la Secretaría de Movimientos Sociales

El problema de la vivienda en nuestro país ha alcanzado unas dimensiones tales que amenaza con erosionar los mismos fundamentos de la democracia. Miles de ciudadanos, la mayoría de ellos jóvenes, no pueden desarrollar una vida normal, no pueden organizar su existencia ni un futuro medianamente digno, ni mucho menos participar como tales ciudadanos en la esfera pública; porque no tienen acceso a un derecho tan elemental como el de disponer de un hogar, un derecho constitucionalmente reconocido de manera tan inequívoca como se incumple en la práctica.

La condena de toda una vida laboral, y más, atenazado por una hipoteca; elevación de precios hasta el delirio; inexistencia de viviendas de alquiler accesibles; apartamentos minúsculos vendidos como si fuesen de lujo... Y del otro lado: millones y millones de beneficios para los especuladores inmobiliarios, con la colaboración de los poderes públicos, en especial de los ayuntamientos; miles de viviendas vacías; el mayor volumen de construcción de Europa; corrupción económica y política. Todo ello, unido a la creciente precariedad laboral, dibuja un panorama desolador ante el que la izquierda, y en general la ciudadanía, no pueden permanecer impasibles.

La reivindicación del derecho a la vivienda requiere de una sublevación ciudadana en contra de las mafias urbanísticas y de sus cómplices en los poderes públicos. De manera espontánea, centenares de jóvenes y no tan jóvenes están empezando a protestar en las calles de diferentes ciudades españolas. El PCE les apoya de forma inequívoca.

No sirven ya medidas presuntamente paliativas del tipo de las que se vienen empleando sin resultado alguno en los últimos años. Los bombos de la suerte de las VPO, aparte de para las pertinentes fotos institucionales con finalidad electoral, resuelven el problema para una ínfima minoría de afortunados, y para éstos sólo a medias, porque les deja atados durante años a las hipotecas.

Ninguna fórmula que se inserte en el mercado, ni siquiera las cooperativas, atajan de raíz el mal. La experiencia demuestra que el mercado reproduce el mal o, en otras palabras, que precisamente el mercado inmobiliario es el problema. Los poderes públicos no se enfrentan a la carestía de la vivienda como un problema que se tiene que resolver para garantizar un derecho. Por el contrario, se enfoca el mercado inmobiliario como un sector económico, seguramente el más lucrativo del capitalismo español, cuya tasa de beneficio hay que sostener. De ahí que en los programas económicos, no sólo del PP, también del PSOE, se asuma como uno de los objetivos prioritarios evitar el hundimiento de los precios.

El incremento de la construcción tampoco resuelve nada. España concentra casi la mitad del volumen de construcción de toda la Unión Europea, y simultáneamente tenemos uno de los mayores porcentajes de ciudadanos sin posibilidad de acceder a una vivienda digna. La situación de nuestro mercado inmobiliario es grave: miles de personas sin vivienda, miles de viviendas sin personas, billones de ganancias para las mafias.

Solamente cabe una alternativa: un giro radical en las políticas que se han venido practicando hasta ahora. Es imprescindible atacar el corazón de la trama de intereses capitalistas en los que se basa el tinglado inmobiliario de nuestro país. Ya no caben medias tintas; ya ni siquiera hay margen para las medias tintas.

Ese giro radical en la política, cuando menos, pasa por:

1.- La regulación pública de la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación, asegurando que la comunidad participe en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos. Esto es algo que recoge nada menos que el artículo 47 de la Constitución de 1978, un mandato que, sin ser revolucionario, se ha venido incumpliendo de forma sistemática durante más de veinte años, uno de esos mandatos constitucionales de los que rara vez se acuerda el poder político.

Hay que exigir a los Ayuntamientos el inventario y la recuperación de los PMS mediante la acción pública contemplada en el art. 68 de la Ley de Bases del Régimen Local, para la defensa de los bienes y derechos municipales, como los aprovechamientos urbanísticos públicos, malvendidos o desviados ilegalmente para financiar los gastos corrientes municipales o inversiones diferentes a las de viviendas sociales.

El suelo público debe convertirse en una herramienta básica para garantizar el derecho a la vivienda de la ciudadanía y bajo ningún concepto se puede dilapidar, como hace la inmensa mayoría de los Ayuntamientos, ni enajenar para financiar necesidades diferentes a la de la vivienda y mucho menos para operaciones especulativas. Hay que fomentar que los ciudadanos denuncien administrativa y judicialmente a todas las corporaciones locales que hagan esto último.

2.- Es inaplazable poner freno a los procesos de liberalización del suelo, gran enfermedad de nuestra economía y causa de fondo de la corrupción urbanística. Para ello es necesario derogar la Ley 6/1998 sobre régimen del suelo y valoraciones, la estrella del PP en la liberalización del suelo que iba a solucionar el problema de la vivienda.

Todo el mundo sabe que Marbellas hay muchas repartidas por toda nuestra geografía. La corrupción no es el fruto de la acción malévola de una minoría de concejales venales, como pretende el gobierno. Se origina como consecuencia de una trama de intereses económicos que la liberalización nutre. Mientras estos intereses subsistan, mientras la banca siga concentrando suelo de dimensiones equivalentes a catorce veces las Islas Baleares y persista la colusión de las entidades financieras con constructoras, inmobiliarias y poderes públicos, habrá dinero de sobra para comprar a cargos públicos y cargos públicos dispuestos a venderse.

3.- Se ha de poner fin al clientelismo político de las VPO y sustituirlo por el nuevo sistema de las Viviendas de Alquiler Limitado, con el fin de los bochornosos espectáculos municipales de los bombos de la suerte de VPO.

Hace más de cien años que Engels escribió que la opción entre alquiler o propiedad marcaba la diferencia entre una política obrera y una política burguesa de vivienda. Hoy se afirmación continúa siendo cierta.
La única alternativa que realmente se encamina a la resolución del problema es la creación de un parque público de viviendas en alquiler a precios limitados y separado del mercado. Ello romperá el espinazo de la burbuja inmobiliaria y de los intereses asociados a ella.

Sería incluso preciso promover ideológicamente la sustitución de la propiedad por el alquiler, invitando a los propietarios de viviendas hipotecadas a su venta antes de que estalle la burbuja inmobiliaria.

Ahora bien, hay que desenmascarar la estúpida mentira de que los españoles carecemos de “cultura de alquiler”. Explicar un hecho económico por vagas razones psicológicas y culturales, como si los españoles tuviésemos una propensión genética a la propiedad inmobiliaria, carece de sentido desde un punto de vista marxista, pero también desde el punto de vista del mero sentido común. Es tan absurdo como afirmar que los obreros de la construcción con contratos de trabajo precarios carecen de espíritu aventurero y por eso no se compran barcos. El comportamiento económico de las sociedades siempre se debe a motivos estructurales. Los españoles rehúsan del alquiler mayoritariamente porque las viviendas ofrecidas en alquiler en el mercado son muy pocas y a precios desorbitados, por lo que resulta más rentable comprar. La falacia consiste en crear primero las condiciones materiales para que no haya vivienda en alquiler y después atribuir a una presunta “mentalidad de propietario” su inexistencia.

En la medida en que los poderes públicos garantizaran la existencia de miles de viviendas en alquiler dignas, la “mentalidad” cambiaría. Seguro.

4.- Por último, habría que incentivar públicamente la bioconstrucción y promover la utilización de energías alternativas en el parque inmobiliario existente. La destrucción del entorno no es uno de los inconvenientes menores del funcionamiento del actual tinglado inmobiliario.

Ahora bien, estos ejes programáticos no van a ser asumidos por responsables públicos y empresas que se benefician de la corrupción generalizada. La rebelión ciudadana, la movilización, en este asunto como en tantos otros, es nuestra única posibilidad de avanzar.

11 comentarios:

Evaristo dijo...

Rebelión ciudadana ? Ya tardaba algún grupo de nuestra insigne partitocracia en tratar de capitalizar un movimiento popular en ciernes, independiente de los partidos políticos corruptos y consciente mucho antes que ellos de la gravedad del asunto.

Que vayan a leerle el manifiesto este a Madrazo, el progresistazo.

Krollian dijo...

evaristo:
Sé de buena tinta que cierto sector del PCE (integrado en IU) ya está más que cansadito de Llamazares y Madrazo, ¿por qué será?

Evaristo dijo...

Eso es una historia muy vieja, Krollian.

Yo también lo sé, y eso se está dando por lo menos desde que Julio Anguita se retiró. Ese sector responde a las tesis del que fue dirigente máximo de IU de forma interina, después de Anguita y antes de Llamazares, don Francisco Frutos.
Pero si tan en contra están de Llamazares y Madrazo, ese politicazo, poco se mueven o se escinden. Qué va. Aquí conservar las prebendas es lo primero. Es, me atrevería a decir, casi el mismo caso que el del PSOE. Los señores Bono, Rodríguez Ibarra y toda una serie más, también hacen declaraciones, cuando les conviene, en contra de la política del partido o del gobierno, pero a la hora de la verdad se les empequeñece la boca, lo primero es el pesebre.

Estoy curado de espantos, mi querido Krollian.

Krollian dijo...

evaristo:
Todo tiene un límite y la paciencia de algunos te aseguro que como en la parte de arriba de un reloj de arena cada vez quedan menos granos. Y no merefiero en este caso solamente a los del PCE, si no al país, a los curritos y a mucha otra gente que está más que harta de la situación en que se vive. IPC, Euribor, Inflación, etc. suben sin parar y lo que nunca sube (los sueldos) rinden cada vez menos.
Y en este país (que ya es el décimo en número de millonarios del mundo y donde el 26% de los billetes de quinientos euros de toda la CEE, se encuentran aquí) se dice que un tercio de las familias no ahorran un céntimo. Oficialmente (estadísticamente) está asi la cosa pero oficiosamente ( la pura realidad) será me temo, bastante peor...

cicero dijo...

ay, evaristo, ¿tu nombre rima con listo? la ignorancia es atrevida, y lo peor de todo es hablar sin saber. llevo leyéndote desde el primer momento y lo peor de todo es estar instalado en la cima de la montaña desde las que se divisan el bien y el mal.
ánimo, sigue desde tu atalaya emitiendo esos juicios de valor tan certeros. si un día tengo tiempo y ganas, te contestaré más detalladamente a tus dos comentarios que aquí figuran.

evaristo dijo...

A Cicero :

Pues mira, majo, ya que tiras la piedra y escondes la mano, no estaría de más que argumentaras tu opinión con razones.

No contesto a tus menosprecios, entre otras cosas, por respeto al creador de este blog.

Si me estás leyendo desde el primer momento, y tan mal te parece lo que escribo, ya estabas tardando en ilustrarme con tu sabiduría.

cicero dijo...

pues si, majo, voy a dedicar unos segundos a contestarte.
me canso de leer a gente que generaliza y banaliza, que habla de ¿capitalización? de movimientos populares, que desconozco si participa activamente en trabajar desde cualquier movimiento social por local que sea para intentar cambiar las cosas, que parece que no se lee ni programas electorales ni echa mano de la memoria histórica.
ahora que dices que estás en córdoba, pregunta por allí cómo funciona la res pública.
acércate a marinaleda o a otros pueblos de la zona que no te pillan lejos y observa como desde la izquierda se gestiona la vivienda, el empleo y otras cosas.
hablas de la situación de izquierda unida como si fueras uno de sus miembros fundadores. yo no soy sabio, tú que si lo afirmas con tus sucesivos comentarios, ilústranos con tu sabiduría sobre todo lo divino y lo humano.
no voy a seguir alimentando al troll, si quieres contestas y si no , no, yo seguiré leyendo la bitácora de todos modos, y si tardo en escribir quizá es porque paso mucho tiempo intentando que me dejen trabajar en lo mínimo que pueda para mejorar lo que me rodea.

evaristo dijo...

Alimentando al troll ? Vaya, vaya...

Aquí, de haber alguno, serías tú, insigne aparatista de Izquierda Hundida. Igualito, igualito que tantos otros trolls de los aparatos de nuestra partitocracia que se sienten ofendidísimos cuando, con razón y con razones, se critica a los partidos políticos
, sean estos cuales sean, de derechas o de izquierdas, en blogs y foros variados.

Y bueno...si en su día hubo aquí una aparatista del PNV, por qué no iba a haber un amiguete de Madrazo, el progresistazo, y Llamazares...Mira majete, estoy perfectamente informado sobre Córdoba y Marinaleda...en la primera, Rosa Aguilar, en algunos puntos, que no en todos, no está haciendo una política de izquierdas precisamente. Sobre la segunda, eso sí, ningún reproche. Servicios sociales, me dices ? En los hospitales públicos de Córdoba, como en tantos y tantos otros centros sanitarios públicos españoles, se están privatizando y subcontratando los servicios, con todo lo que eso conlleva. Son más modélicos en esto, por lo que he visto yo, en Castilla-La Mancha, y ahí no gobierna IU. Hasta aquí mi "ilustración" al respecto.

Por supuesto que yo no pretendo caer bien a todo el mundo. Pero si te cansas de leer, como dices, a gente supuestamente como yo, cosa perfectamente lícita también, muy sencillo, sáltate mis mensajes. No te autoflageles, que, a no ser que seas masoquista, no merece la pena.

cicero dijo...

evaristo, excusatio non petita, accusatio manifesta. sigue hablando de lo que no sabes, mezclando churras con merinas, y... que te den, amén.

cicero dijo...

ah, y por terminar la polémica, la sanidad no es competencia de los municipios, sino de las comunidades autónomas (con la res pública me refería al modo de gestión de las competencias municipales), no conoces la sanidad castellanomanchega, si vivieras allí no opinarías igual (en castilla la mancha todo lo público se va externalizando a pasos agigantados), en fin, tantas y tantas cosas de las que no sabes y hablas...
fin.

evaristo dijo...

Vaya, hasta sabe latinajos el troll Llamazarista...

Por supuesto que sé que la sanidad depende de comunidades autónomas...lo que quería decir con esto es que entidades, como ésta y los ayuntamientos, supuestamente de izquierdas, terminan haciendo políticas de derecha. Y de los Madrazo, en Euskadi y en Bilbao, bastante hemos hablao.

Hala pues, vete por la sombra, aparatista, que anda que no tenéis tajo ni nada para "intentar cambiar las cosas"...porque cuando pilláis sillón hacéis como todos.