Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

02 mayo 2006

Viva el Tranvía de Bilbao



Pues nada. Adelante con el tranvía. Esto es igual que en las reuniones de comunidades de vecinos. La gente pasa de todo y luego se quejan. Cuando la cosa ya no tiene remedio. 2 alegaciones son muy pocas. Ahora que 6.000 firmas no son pocas precisamente. Cuando eche a andar y se formen tapones en Autonomía o en Amézola algunos vecinos se van a arrepentir de no haber hecho algo más. Los vecinos de Recalde demandan un transporte hasta el Hospital de Basurto y les ofrecen este regalito. ¿No es mejor un autobús? Ya expuse mi punto de vista en la entrada del 17-3-2006. Más tranvía, más zancadillas.
De todas formas ahí dejo dos fotos preciosas de Autonomía y Gordóniz. Por estos tramos de estas conocidas y principales calles pasará el tranvía de Bilbao señorialmente con doble carril por el centro de la calzada. Asi que cuando se junten 3 “Bilbobuses”, un bizkaibús o dos y otro autobús escolar ¿por dónde pasa el transporte privado y NECESARIO, Sr. Azkuna? La solución puede ser cargarse un montón de plazas de aparcamiento, zonas de descarga, etc... Sólo de pensarlo da hasta miedo. Para el gabinete Azkuna nada es imposible. Mientras nadie proteste. Asi nos va.
Luego dicen los ayuntamientos que no tienen dinero. Deje de malgastarlo, señor mío. Ahora, que ese dinero a algún sitio va a a parar ¿no? Pasa como por arte de birli birloque del bolsillo del currito a engordar el bolsillo de unos escogidos. Que siga la racha.
El consistorio anuncia que “mientras duren las obras” del tranvía (que parece ser comenzarán en 2007) se va a dotar a Recalde de un autobús que saldrá desde Miribilla cada 1/2 hora y llegará al hospital. Ponga una línea de autobus, Sr. Azkuna, cada 15 o 20 minutos desde Recalde a Basurto directamente ya. Y si encima dice usted que si hay que poner el metro, ya se pondrá, pues empiece ya y deje de reirse del ciudadano. Deje de TIRAR el dinero.

1-5-2006
Diario El Correo
Edición Vizcaya
ADOLFO LORENTE/BILBAO
a.lorente@diario-elcorreo.com
El proyecto del tranvía para Rekalde sólo recibe dos alegaciones pese a las críticas
Las quejas vecinales denuncian la pérdida de estacionamientos, zonas de paseo y el peligro que supone para los peatones
Si por algo se ha caracterizado el proyecto del tranvía para el bilbaíno barrio de Rekalde ha sido por el malestar vecinal que ha generado. Desde que su ejecución fue anunciada por el entonces consejero de Infraestructuras y Transportes del Gobierno vasco, Álvaro Amann, los residentes han mostrado su más firme rechazo al Euskotran reivindicando la construcción de la original Línea 3 del metro. Pese a todo, finalizada la fase de exposición pública del trazado aprobado, el proyecto sólo ha recibido dos alegaciones, según confirmaron fuentes de Euskal Trenbide Sarea, gestor público de infraestructuras.
Pese a que no quisieron hacerlas públicas, todo apunta a que estas alegaciones fueron las presentadas por el PP, conocidas a finales de enero. En su escrito señalan que se podría obtener un «mejor resultado» si se establecía una línea de autobús ecológico que tuviera preferencia en los cruces, como el Euskotran.

Nueva parada
También hacen aportaciones respecto al trazado. Piden que en lugar de dos vías, una para cada sentido, sólo exista una con un intercambiador en La Casilla. «Ello -manifiestan- supondría evitar una de las pegas del proyecto: la supresión de muchas plazas de aparcamiento y zonas de carga y descarga para las que no se plantean alternativas». Por último, plantean que se mantenga la situación central de la plataforma en la avenida Montevideo, así como la construcción de una nueva parada en el número 49 de la calle Gordóniz, a la altura del centro de distrito.
Las quejas vecinales se han centrado en la negativa a la construcción del proyecto. Eso sí, estarían a favor del tranvía si les «aseguran» la futura llegada del suburbano. No ven pros, sólo contras. Los vecinos han presentado 6.000 firmas al Consistorio para apoyar sus críticas, en las que destacan la pérdida de plazas de aparcamiento y de zonas de paseo, al tiempo que advierten del peligro para los peatones.
La firma del convenio de financiación y la presentación del proyecto tuvo lugar a mediados de marzo en el Ayuntamiento bilbaíno. Tanto el alcalde, Iñaki Azkuna, como la actual consejera del ramo, Nuria López de Guereñu, resaltaron las bondades del tranvía al ser un proyecto «vivo» que se amoldará a las necesidades ciudadanas.
Una de las principales características de los 1,3 kilómetros de prolongación desde Basurto a Rekalde es que en buena parte del recorrido la plataforma del tranvía se construirá en el centro de la calzada. Así ocurrirá tanto en el tramo de la calle Autonomía -una de las vías más congestionadas de la villa- como en Rekalde. En La Casilla las unidades irán junto a una de las aceras. Todo el trazado será de doble vía para que las frecuencias del servicio sean las mínimas posibles.
El presupuesto ronda los 7,5 millones de euros, de los que el 35% saldrán de las arcas municipales. El resto, del Ejecutivo autónomo. Su puesta en marcha beneficiará a más de 37.000 vecinos. Las obras comenzarán a inicios de 2007.

1 comentario:

evaristo dijo...

Creo que esto es una mezcla de dos elementos, la desidia típica que apuntas, y también el miedo.

Miedo a que el Gran Hermano ( el de Orwell ) se vengue y tome medidas contra el valiente que se moje contra el Liberalísimo o su partido. No voy a recordar ahora lo que hizo en su día con un ex-alcalde de la ciudad, José María Gorordo, a quien por discrepar le quitaron hasta su puesto de trabajo. Luego, conscientes del apoyo que tenía este hombre, y también por comprar los escaños de su ya extinta "Iniciativa Ciudadana Vasca", que el Liberalísimo necesitaba para poder gobernar, el Partido-Guía indemnizó millonariamente a Gorordo por un acuerdo entre ambos. El molesto partido gorordista desactivado, y los votos de sus concejales para el Liberalísimo de Todos Los Bilbaos.

País.