Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

20 mayo 2006

Alameda San Mamés. Tuberías centenarias cien años más no aguantan


Como ya expresé en otras ocasiones nuestros rutilantes munícipes esperan a que una tubería reviente para darse cuenta ¡oh, sorpresa! de que el alcantarillado centenario o incluso camino de superar de manera meritoria la barrera de los cien años pues aguanta lo que aguanta. Lo que se ve en la superficie es lo evidente. En las personas el rostro, las manos y el cuerpo si desnudo lo hallamos es lo evidente pero ¿y el interior? mente y corazón escaso lleva al fracaso si de relación duradera hablamos. Y si a la ciudad la comparación trasladamos vemos que baldosas, peatonalizaciones, nuevos tranviarios trazados son lo destacado. El Consistorio a lo profundo mira bien poco. Pues electricidad, conductos y todo tipo de alcantarillado conforma Bilbao y no debemos ignorarlo. La ciudad es un ente físico complejo. Y tanta obra superficial deja en contundente y líquida evidencia lo poco que se preocupan nuestras autoridades de una profundidad que también es real.


20-5-2006
Diario El Correo
Edición Vizcaya
ADOLFO LORENTE/BILBAO
a.lorente@diario-elcorreo.com
Cortan 50 metros de alameda San Mamés al hundirse una parte de la calzada
El socavón se produjo al derrumbarse una galería de la red de saneamiento y las obras se alargarán más de una semana
Cuando la Policía Municipal dio la voz de alerta pasadas las cuatro de la tarde, el primer pensamiento se dirigió a la calle Buenos Aires. Allí, el pasado 29 de diciembre, el Ayuntamiento de Bilbao decretó su cierre urgente por el temor a que la calzada se viniera abajo. Lo ocurrido ayer en la confluencia entre alameda San Mamés y General Concha fue «muy similar». Las primeras hipótesis que manejan los responsables del área de Obras y Servicios apuntan a un «colapso» en uno de los colectores de la red de saneamiento de la zona.
Como en aquella ocasión, se reaccionó a tiempo sin que se registraran mayores percances. La directora del servicio de Aguas, Noelia Izquierdo, declaró a este periódico que la avería es «menos grave» que la sucedida en Buenos Aires. Concluidos los primero análisis a pie de campo, el tajo se inició con carácter «urgente» sobre las cinco. Si la dimensión de la calzada afectada es de diez metros cuadrados, la del hundimiento ronda los «veinticinco centímetros».
En la zona se cruzan dos galerías que recogen las aguas subterráneas. La procedente de General Concha discurre a diez metros de profundidad. La otra, la de Alameda San Mamés, lo hace a 3,5 metros. Esta última, explicó Izquierdo, es la que ha sufrido el percance. «Tiene cien años y su vida útil está en las últimas. Pero así como en Buenos Aires estaba prevista la reforma, aquí nos ha sorprendido porque la zona, en general, está bastante bien», recalcó.

Alteración del tráfico
La reparación, como mínimo, se prolongará durante una semana con turnos de trabajo de mañana, tarde y noche. A priori, han descartado acometer una solución provisional. Lo que sí se hizo ayer fue desviar las aguas procedentes de Zabalburu por la red de Autonomía para que los operarios adecuaran los niveles de agua que se habían acumulado en Alameda San Mamés.
En total, se han cortado «unos cincuenta metros de calzada». Lógicamente, el tráfico se lleva la peor parte. En un primer momento, sólo son dos las líneas de Bilbobus afectadas, la 76 (Artatxu-Moyua) y la 18 (San Ignacio-Zorroza). Respecto al resto de la circulación, los vehículos procedentes de la plaza Zabalburu no podrán acceder a alameda San Mamés, al igual que los que lo hagan de General Concha.

1 comentario:

evaristo dijo...

Comentario al respecto en la sección "La Espina" de Iñaki López, en el diario 20 Minutos de Bilbao en su edición de hoy :



Atrapados sin salida26.05.2006
El lunes reventó una galería subterránea en General Concha y Bilbao pasó a situación defcon dos en lo relativo a trafico.Bastaron 20 minutos para que aquello pareciera una evacuación de película. Inocente de mí, caí en la trampa a la altura del puente del Ayuntamiento. Ya no había escapatoria.

Desde ahí hasta mi escape por Canciller Aiala no vi ningún agente municipal. Convendrán que ya es mala suerte. Estuve tentado de aparcar en una isleta para provocar la aparición de alguno. Esta táctica, como sabrán, no falla. Lo que si vi fue un par de conductores mentarse a las madres y luego pegarse como carneros.

¡Qué antiestético resultan dos hombres maduros lanzándose manotazos al estilo Ruiz Mateos. Había regocijo entre los peatones ante tal show. Y, para más risas, hasta tres ambulancias se abrieron paso entre aquel armagedon circulatorio.

Sólo faltaban en el guateque el alcalde y sus maceros. Estando así las cosas, nadie abrió al trafico privado la Gran Vía. Hubiera sido el mejor aliviadero temporal ante la crisis. ¿Por qué no se facilitó vía de escape puntual al conductor? ¡Ah! Misterio.