Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

02 marzo 2006

En Madrid los ciudadanos se cabrean


En Madrid ciudadanos/as de toda condición han empezado a rebelarse contra las medidas que el Ayuntamiento impone. La extensión del área de aparcamiento regulado ha sido el motivo de explosión en el ánimo popular. Ayer mismo en la televisión una señora decía que si recaudar dinero con los parquímetros era para ayudar a financiar la mastodóntica obra de soterrar parte de la M-30 por donde transcurría el río Manzanares. Para los que hayáis ido a Madrid últimamente ya sabéis de lo que hablo.
Parquímetros arrancados y rayas azules pintadas de blanco son las consecuencias de esta situación.
Definitivamente, a muchos ya se les ha caído la venda de los ojos. La vida es cada vez más cara y complicada y con los impuestos directos e indirectos no llega para obras que nadie ha demandado. Los dineros gestionados por nuestras autoridades no llegan para sufragar sus “planes”... Asi que la gente está mas que harta. No se les escucha, se les impone. ¿Dónde queda el razonamiento, el diálogo y las juntas de distrito? «Cosas, veredes, amigo Sancho» dijo Don Quijote...

23-2-2006
Diario El Mundo
Edición Madrid
ROBERTO BÉCARES

VARIOS DISTRITOS SE MOVILIZAN
Vecinos de Carabanchel Alto arrancan varios parquímetros en protesta por la ampliación del SER
▪ El concejal de Seguridad pide a los vecinos que protesten de forma civilizada y por vía legal
▪ Residentes de Fuencarral se manifiestan todos los días contra el SER

MADRID.- Fue ponerlos y a las pocas horas desaparecer. Mientras vecinos de varios barrios de Madrid, entre ellos Fuencarral, Hortaleza, y Tetuán, anuncian nuevas movilizaciones contra la ampliación del aparcamiento regulado, algunos vecinos de Carabanchel Alto se han tomado la justicia por su mano y han arrancado varios de los parquímetros que instalaron operarios del Ayuntamiento hace pocos días.
Y es que a medida que se acerca la fecha de implantación del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) -el 1 de marzo en teoría y sobre el día 10 en la práctica-, la tensión va en aumento en algunos barrios, como en el casco antiguo de Carabanchel Alto, una de las pocas zonas donde, pese a estar fuera del anillo interior de la M-30, como Hortaleza y Fuencarral, los conductores tendrán que sacarse la tarjeta de residente o pagar por aparcar.
En la mañana de este miércoles algunos parquímetros de la calle Avenida Carabanchel o Marqués de Tamames han aparecido arrancados. ¿Y quién ha sido? ¿Vándalos?. "¡Qué va!", responde Ramón, un vecino jubilado de la zona. "Son gente como usted o como yo, y personas mayores también. Y me parece normal, ¿a cuento de qué ponen aquí parquímetros si se aparca bien? Sólo hay problemas por la noche, pero ahí ya no funcionan. Yo porque estoy mayor, que si no...", amenaza el vecino alzando una de sus muletas.
En algunas calles los parquímetros estaban arrancados totalmente, como en la avenida principal, Carabanchel Alto. "Está claro que esto es para recaudar dinero. Esto es un casco histórico donde no hay ningún problema y encima en muchos sitios ponen líneas azules, ¡pero si no hay empresas ni nada!", se queja Antonio, residente en la zona y que por ahora se niega a sacarse la tarjeta de residente. "¡Es una vergüenza! Y te digo una cosa, así los pongan, así irán abajo", amenaza.
En otras calles, como Roa o Aguacate, donde sólo se había instalado el soporte metálico sobre el que va el parquímetro, se notaba que alguien había intentado arrancar las cajas del suelo. "Yo he visto uno tirado allí abajo, pero ya se lo han llevado", dice Javier, un escolar del barrio. Otros parquímetros, mientras, sí que aguantaban en pie.
Por ahora, parece que este alzamiento violento es reducido y que la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto quiere agotar los cauces legales. Así, varios miembros de la asociación han intervenido en el Pleno de la Junta del Distrito de Carabanchel para transmitir al concejal Carlos Izquierdo su rotundo rechazo al SER.
Entretanto, hoy se presentarán en la Junta los escritos firmados por más de 1.600 vecinos del barrio en contra de la instalación de parquímetros en el barrio, que se suman a las más de 1.100 presentados la semana pasada. Además, han anunciado una movilización para el próximo día 2 de marzo, para la que ya tienen permiso de la Delegación de Gobierno, dicen.
Sostienen que la regulación que pretende implantar el Ayuntamiento "no tiene justificación" en un barrio periférico y residencial como Carabanchel Alto, en el que el problema de aparcamiento se da de noche y no de día, por lo que esta medida "sólo se puede entender desde el ánimo recaudador del Ayuntamiento".
Así, seguirán la estela de otros vecinos, como los del barrio de El Pilar, en Fuencarral, que se manifiestan todos los días contra los parquímetros. El pasado lunes, una manifestación espontánea de los vecinos de las calles de Sangenjo y Santiago de Compostela acabó con cargas policiales, heridos, carreras y varios detenidos. El martes, cortaron durante 15 minutos el tráfico en varias calles.
Según informa Manuel Bravo, en la calle de Sangenjo, en el Barrio del Pilar, las palabras de sus vecinos tiene como objeto la resaca de la movilización de la pasada noche y el enfrentamiento de algunos de ellos con los efectivos de la policía.
A lo largo de la calle, los parquímetros presentan daños leves como pintadas negras en algunos de ellos y un aislante de plástico en la parte superior de los otros, impidiendo que los usuarios puedan introducir las monedas por sus ranuras. Diversas hojas informativas adornan las paredes del bario, en ellas se convoca a los vecinos a numerosas manifestaciones.

Calvo pide civismo
El concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad, Pedro Calvo, ha pedido que las protestas de los vecinos contra la ampliación de los parquímetros se hagan de una forma civilizada y respetando la legalidad, porque "cortar la avenida Monforte de Lemos no es de los más cívico y solidario".
Calvo explicó que los parquímetros se extenderán a Hortaleza, Fuencarral y Carabanchel, porque son zonas en las que hay escasez de aparcamientos para los residentes. Indicó que también se implantarán en zonas donde no hay ese problema para evitar el efecto frontera (que los coches de zonas que tienen el SER se vayan a áreas próximas donde no hay parquímetros).
Calvo aseguró que en algunas zonas donde se están realizando las protestas vecinales el número de plazas verdes es superior al 75%. Además, reiteró que el SER es algo vivo y que se pueden poner más plazas para residentes.
El concejal insistió en que los vecinos tienen derecho a protestar y manifestarse, "pero por la vía legal". "Este movimiento vecinal, que en este caso no está en la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos y que puede denominarse espontáneo, con mayor o menor grado de impulso político en algunos casos, debería velar por la legalidad de sus actuaciones", afirmó, añadiendo que los cortes de tráfico son "inaceptables".

1 comentario:

J.Antón dijo...

Esa es la clve de este y otros muchos asuntos: la impopsición. No es de recibo y ya nadie traga la historia de la democracia en la que unos señores, no se sabe donde ni cómo, deciden por todos nosotr@s sin siquiera preguntarnos que nos parece algo que nos viene diréctamente a lo más básico como es nuestra economía, nuestro trabajo o nuestra vid. Un ejemplo más de lo que digo lo podemos encontrar en lo que está pasando en el casco viejo de Durango.
DAZ reclama que el acceso al Casco Viejo sea controlado pero sin limitaciones horarias
El colectivo vecinal insta al Ayuntamiento de Durango a asumir el coste de la tarjeta
M. ARANBARRI/DURANGO. El Correo.
Durangoko Alde Zaharra (DAZ) ha reclamado al Ayuntamiento de Durango que siga en vigor el sistema de acceso controlado sin franjas horarias que ha funcionado en el Casco Viejo durante los dos últimos años y que, en su opinión, "tan buenos resultados ha dado". La petición de la asociación vecinal coincide con la próxima implantación de una tarjeta electrónica que será distribuida a los residentes en esta zona y que limitará considerablemente la posibilidad que tienen estos de poder acceder con su veh�culo a cualquier hora del día para labores de carga y descarga.

"Nos reiteramos en la defensa de nuestros legítimos derechos y nos cuestionamos el motivo por el que el Ayuntamiento pretende eliminar un sistema que durante dos a�os ha funcionado muy satisfactoriamente", subrayan en un comunicado. �Da la sensación -prosiguen- de que aunque el sistema funcione, y así lo avala un estudio que hizo la Policía Municipal, como la idea no partió del Ayuntamiento y este se mostró reticente, ahora no quieren admitir que es válida�.

En los dos últimos años, los residentes en el Casco Viejo que querían acceder con sus coches llamaban por teléfono a la Policía Municipal a cualquier hora del día para que bajara los pivotes. Según constata el escrito de DAZ, en este tiempo no sólo no se ha producido "ningún incidente", sino que se ha demostrado que es un sistema "que funciona y que armoniza los derechos de todos".

Desde el colectivo vecinal también se oponen a sufragar el coste de la tarjeta electrónica que tendrín que utilizar en cuanto se ponga en marcha el nuevo sistema, diferente al que se utilizará para la OTA. "La propuesta de sustituir la llamada por la tarjeta nos parece buena, pero no las restricciones horarias que implicar". Además, creemos que debe ser el Ayuntamiento quien haga frente a dicho coste, ya que para nosotros no representa ningún servicio adicional�.