Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

15 febrero 2006

¡Qué susto!


Hoy, nada más entrar en la web de El Correo me pareció leer bilbaínos en vez de haitianos. Menudo susto, oyes. De todas formas me repuse rápidamente al comprobar que la cosa no era como pensé al primer vistazo. Un lapsus visual lo tiene cualquiera.

15-2-2006
Diario El Correo
Edición Internet
Cientos de haitianos toman las calles denunciando fraude electoral
La ciudad parece estar bajo el control de personas armadas con machetes que están levantando barricadas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tranquilo, majete, que aquí nadie saldrá nunca con machetes por los fraudes electorales, ya hace tiempo votaban los muertos en algunos lugares para bien de la estabilidad institucional y no pasaba ná.

Krollian dijo...

Cierto, a veces parece que los votantes se levantasen de sus tumbas y dejasen su condición de fiambres para ejercer su democrático derecho. Este inapelable derecho también es ejercido por deshauciados e impedidos mentales, en ciertas ocasiones. Eso si, siempre acompañados, no sea que se equivoquen de papeleta y trastoquen radicalmente la visión electoral de su fiel mentor.