Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

04 marzo 2012

Un cándido Trólex

Yo uso un Viceroy de 80 euros desde hace más de 6 años. Y me ahorro más de 10 euros al año, porque resulta que las pulseras de goma se acaban rajando (porque el sudor las va corroyendo) y tenía que comprar una tras otra.
Un relojero honesto me dijo que había que ducharse con el reloj, o al menos, limpiarlo muy muy bien de vez en cuando. Y como me duchaba sin reloj, acabé harto de tener que comprar una pulsera nueva sin que hubiera transcurrido un año siquiera.
Asi que me compré uno con pulsera de acero. Y ahí sigo con él. Con un par de rayones en el cristal y otro par en la corona.
Si yo fuese Cándido Méndez, nunca llevaría imitaciones siquiera de relojes de alta gama. Luego pasa lo que pasa. No se puede hacer honor al nombre de uno mismo de esa manera.

29-2-2012
El 'trolex' de Cándido Méndez
Ferran Monegal

Delicadas andanadas de la brunete televisiva de Intereconomía TV contra los líderes sindicales Toxo y Méndez. En el acreditado y ecuánime programa Más se perdió en Cuba los han puesto a parir lanzando a las Españas una colosal pregunta: «¿Quién es más golfo, Toxo o Méndez?», o sea, una formulación equilibrada y exquisita. En vista de tanta furia cavernícola, Wyoming mandó a Thaïs Villas (El intermedio, La Sexta) a que entrevistase a Méndez para que pudiera defenderse un poquito. «De todo lo que os han dicho, vagos, sindicalistos, paletos en coche oficial..., ¿qué es lo que más te ha dolido?», le preguntó Thaïs en un momento dado. Y Cándido, desabrochándose el reloj de su muñeca y enseñándolo, contestó: «Lo de este reloj. Me han pretendido endilgar que llevo un Rolex, pero este relojito, que tiene más de 25 años, pone en la esfera que es del sindicato italiano UIL. Me lo dieron en una escuela de formación que se dedica a trabajos subacuáticos». ¡Ahhh! Efectivamente, advertimos enseguida que el relojito no llevaba ni la típica corona de los Rolex, ni nada, o sea que lo que le regalaron a Cándido Méndez fue una réplica -bastante bien hecha, por cierto-, lo que en el argot llaman un trolex, que vale 20 euros en el mercado chino. Hombre, esta explicación de la verdad del relojito redime al bendito Cándido de las acusaciones de sindicalista con lujos. Pero asusta pensar que alguien le denuncie por el uso de una imitación, falsedad relojera que está muy perseguida.

¿CULPABLE O INOCENTE?.- El uso de las empresas demoscópicas, de sondeos y consultas, en la tele a veces se transforma en un abuso delirante y maligno. El otro día, por ejemplo, en El gran debate (T-5) que hizo Jordi González sobre Urdangarin, siendo una sesión interesante, tuvo un momento reprochable. Fue cuando se anunció a bombo y platillo que habían contratado a una prestigiosa firma de sondeos para que llamasen por teléfono a 2.000 ciudadanas y ciudadanos, al azar, preguntando: «¿Cree usted que Urdangarin es culpable o inocente?». ¡Ahh! Es una pregunta tan canalla como inútil. ¿Qué diablos sabemos nosotros, los humildes y silvestres transeúntes, sobre algo que un especialista, un juez, está precisamente ahora mismo analizando y no se ha pronunciado todavía? Este tipo de incitaciones sobre la ciudadanía conduce al linchamiento público.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/tele/trolex-candido-mendez-1463901

17-02-2012 El sindicalista que cobra 181.000 euros es Consejero de Caja Madrid