Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

23 diciembre 2005

Un robo en medio de la multitud (de motos)


Erase una vez un señor que fue al cine. A los Lauren Getxo. Un sábado cualquiera. La tarde-noche del 2 abril de 2005 me robaron el escudo delantero y el faro de mi moto.
Estaba aparcado al lado de otras muchas. Salí del cine un poco más tarde de las diez de la noche y me la encontré asi.
Pasaba por alli la policía municipal y puse la denuncia. Me acompañaron hasta la comisaría.
Papeleo y tal.
Me dió la una de la mañana y me dijeron que la iban a dejar en el depósito. Un lugar al descubierto. Y esa noche llovía. Les dije que me llevaba la moto. No quería que se mojase y luego no arrancase.
Total, que regresando a Bilbao. ¡Uy! control de la Ertzantza en Erandio. En la carretera de la ría.
- ¿A dónde va usted asi? No se puede circular sin faro.
- Me acaban de robar el faro y el escudo delantero.
- Llame usted al seguro.
Llamo y me dicen que sólo mover la grúa hasta donde estaba 60 euros. Más luego la distancia hasta donde yo desee. Tanto por kilómetro. Evidentemente lo descarto.
No pude moverme de alli. Uno de los policías me dijo que en media hora levantaban el control. Pero cuidadín.
¡Claro! si me iba después que ellos, me arriesgaba a que me multasen si volvía a toparme con la municipal, la ertzantza o vaya usted a saber.
Hasta que se hizo de día, esperé en Erandio unas cinco horas y media. Lloviendo. debajo de una nave industrial.
La broma fueron un papel de denuncia y 160 euros por las dos piezas.
Como decía el otro. Mejor no coger al caco in fraganti. Por si acaso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En la caja me dijeron que entra mucho dienro por las multas. Pero mucho, mucho. está calro que las hay muy injustas.

ska dijo...

yo me se una de esperar 5 horas bajo la lluvia pero sin robo ni ertzaintza de por medio. Joe, ke faena, deben ser los daños colaterales de los grandes almacenes, ke hay mucho entre elegir.