Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

04 julio 2007

Zubi-Zuri. El pleito sigue su curso

Otro capítulo más en el culebrón del puente de Calatrava. A un relajado Santiago Calatrava que se encontraba en Roma, le preguntaron sobre el bilbaíno asunto y respondió lo que podéis leer a continuación de esta introducción. Asi que el pleito sigue su curso y veremos como acaba. De momento la cosa es que el puente es considerado como una obra artística. Por tanto el autor tiene derecho a objetar el uso no apropiado que hagan de su obra. Curioso es que para la obra de la Paloma del aeropuerto de Loiu si hablaron con el arquitecto, al presentarse incidencias. Sin embargo con el puente en Bilbao parece ser que no le consultaron absolutamente nada y llegó el tiempo en que el Ilustrísimo (que imagino ufano pagó en nombre de todos los bilbaínos los 3 millones por el puente) llamó al arquitecto “pesetero del carajo”.

4-7-2006
Diario El Correo
Edición Vizcaya
ÍÑIGO DOMÍNGUEZ
l.dominguez@diario-elcorreo.com
Calatrava afirma que el pleito del puente «es testimonial y en defensa del arte»
El arquitecto habla por primera vez de la polémica en Roma Su equipo lamenta que «con un poco de sensibilidad no se habría llegado a esto»
Santiago Calatrava está dolido por el famoso asunto de la pasarela y su puente sobre la ría de Bilbao. No oculta que es un tema que le desagrada, pero tras el primer momento de choque y una vez que el tema está en los juzgados, se lo toma con filosofía. Ayer, pillado de improviso en Roma, al pedirle su opinión sobre la polémica prefirió moverse en las consideraciones de fondo. «Lo que estamos haciendo en Bilbao es algo testimonial, una defensa de la obra de arte pública», reflexionó sobre el pleito que mantiene con el Ayuntamiento, pues considera una agresión a la propiedad intelectual la pasarela añadida a su viaducto desde las torres de Isozaki.
El arquitecto valenciano asistía en Roma a la inauguración de una exposición sobre su obra, dedicada a sus bocetos y esculturas, en el prestigioso enclave de las Escuderías del Quirinale. En este marco distendido, hizo por primera vez declaraciones sobre el asunto. Calatrava, de talante pacífico, no quiso añadir más tensión ni entrar en detalles. «Llegaremos donde se llegue, pero lo importante es que se entienda que el arte debe ser protegido, y ahora en España no lo está», resumió.
Su mano derecha y portavoz, el director del estudio, Fernando Villalonga, que lleva las riendas en el conflicto, sí que se explayó. «Es una cuestión de democracia, de sensibilidad, cuando encargas una obra singular es una obra de arte. La autoridad tiene el deber de conservarla y el artista tiene el derecho a la integridad de la obra, el mundo artístico nos apoya, es una batalla civil», explicó.

«Ha sido desagradable»
A estas alturas, tras llegar a los tribunales, Villalonga reconoce que las relaciones se han deteriorado mucho. «Ha sido muy desagradable, a nadie le gusta verse inmerso en una polémica así y llegar a los insultos, porque hasta le han llamado 'pesetero'», dijo en referencia a una expresión del alcalde, Iñaki Azkuna, pues el arquitecto pidió tres millones de indemnización si no se derribaba la pasarela aneja. Azkuna también insinuó que la polémica surgía porque Calatrava quería hacer también el acceso añadido.
El portavoz del arquitecto asegura que no había una mala disposición inicial de Calatrava, reciente Premio Nacional de Arquitectura, y pone como ejemplo lo ocurrido en el aeropuerto. «Necesitaba modificaciones ¿y a quien llamaron? A Santiago, claro, y las hizo. La arquitectura es funcional, se adapta a las necesidades de la gente y todo se puede hablar, pero hace falta un poco de respeto», analiza. «Si hubiera habido más sensibilidad no hubiéramos llegado a esto, se ha llevado mal», lamenta. «Quisimos hablar, se podía hablar, enviamos cartas, pero luego llegaron los insultos...».
Villalonga repite varias veces lo de los insultos, se ve que el conflicto ha quedado un poco envenenado. Calatrava pretende que se retire la pasarela añadida al puente y parece que después todo se podría hablar. De todas formas, el tribunal se pronunciará y el Ayuntamiento tampoco está por la labor de cambiar de idea.
De momento, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao se manifestó por primera vez hace dos meses, aparentemente a favor de Calatrava, al declararse competente por considerar el puente una obra artística, tal como reclama el arquitecto con la Ley de Propiedad Intelectual en la mano. El Ayuntamiento, que quería trasladar el caso al campo contencioso-administrativo, sostenía que este ley sólo atañe a «proyectos, planos, maquetas y diseños», no a una obra arquitectónica.

23-4-2006 El Puente Zubi-Zuri rentable para los cristaleros

1 comentario:

evaristo dijo...

Pelea de gallos : Calatrava vs. Liberalísimo.

A la vez, los dos y ninguno de los dos tienen la razón. La solución por parte de los jueces deberá ser, por tanto, salomónica.