Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

12 enero 2009

Garellano en entredicho

Se ve que financiar obras recalificando terrenos para construir pisos y repercutir en ellos el gasto ya no funciona.
En Luchana el megaproyecto Puerta de Bilbao no arranca.
En Bilbao, los pisos libres en Garellano debían costar alrededor de 500.000 euros. Las cuentas no cuadran.
Bilbao ha conocido una renovación urbanística muy acusada. Pero las obras no son gratis.
Encima en una entrevista, el Presidente del G-14 dice que no sobran tantos pisos y que la construcción da mucho trabajo.
Pedro Pérez, representa al G-14 formado por Colonial, Chamartín, Fadesa, Metrovacesa, Nozar, Rayet, Realia, Restaura, Reyal Urbis, Vallehermoso, Renta Corporación, Hercesa y Parquesol.
¿Por qué no llenamos más aún la piel de toro de ladrillo, carreteras y coches? ¿Quién pagará todo eso?
Sostenibilidad, equilibrio del medio ambiente y otros conceptos parecidos no significan nada para algunos. Nos han llevado hasta donde estamos hoy ¿no aprendemos nada? ¿Sólo importa llenarse el bolsillo a costa de esclavizar a los más necesitados con un trabajo basura, una vivienda basura?
Por cierto. Veremos si aún se derribará el viaducto de Sabino Arana. Otro embudo para 40.000 vehículos que no van a poder circular por ese acceso.
Porque pasando 80.000 vehículos al día por alli, que se reduzca el caudal de vehículos a la mitad es algo muy serio. Y ese importantísimo dato el ayuntamiento de esta noble Villa no lo promociona mucho ¿eh?
A ver cuántas vueltas van a dar esos vehículos para entrar en Bilbao. Más tiempo perdido, más contaminación, más atascos, más combustible consumido, más nervios...
Luego dirán que si. Que hay que pagar por entrar en Bilbao. Igualito que en Londres. Y eso que somos 350.000.
Si fuésemos 9.332.000 almas como en Londres ¿Qué pasaría? ¿Nos pondrían un recaudador personal las 24 horas del día a nuestra espalda?