Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

12 julio 2012

Andrea Fabra. La diputada ejemplar

El primer día de la nueva legislatura, tras el discurso del PP y el PSOE, se formaron corrillos ensordecedores y un más que destacado grupo de diputados y diputadas se encaminaban a la cafetería.

Una muy escasa muestra de educación y respeto hacia las demás fuerzas políticas nefastamente representadas por una ley electoral injusta.

Aquí vemos como el día en que el PP presenta el mayor recorte de derechos y medidas abusivas hacia la clase trabajadora en más de 30 años, la diputada Andrea Fabra (situada encima del escaño vacío) hace alarde de su fino sentido de la moral, ética, respeto y buena intención.


Sobre la aludida, mostramos una pequeña nota del periódico Levante con fecha de 2 de marzo de 2012, firmada por Andrés H. de Sá:

Es descarado que quienes presumen de independencia utilicen la televisión de todos con fines políticos». La frase corresponde a la diputada del PP por Castelló Andrea Fabra, que ocupa el escaño por ser hija de quien es. Pero no se trata de una súbita toma de conciencia y autocrítica por la gestión de Canal 9. No. Es parte del ataque que emprendió en la comisión de control de RTVE contra los informativos de la televisión pública estatal, que a lo largo de los últimos años han cosechado numerosos premios internacionales y el reconocimiento de la audiencia por su pluralidad. Resulta sonrojante para cualquiera que observe los informativos manipulados, tendenciosos y contrarios al periodismo de la televisión autonómica la desfachatez de esta parlamentaria, que habría quedado mucho mejor sin abrir la boca, al menos para decir lo que dijo sin que se la cayera la cara de vergüenza.

ahdesa@epi.es