Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

01 octubre 2009

Semáforo en rojo. Cuidadín. Latigazo o multa

Y digo yo, que si vas reduciendo para detenerte estando el semáforo en ámbar y alguien viene detrás de ti (despistado o no) a una velocidad considerable ¿eligen latigazo en el cuello o multa?
Y encima dicen que no tienen afán recaudatorio. Junto las peatonalizaciones, ensanchamientos de acera hasta el absurdo o la letanía de atascar Recalde por su entrada principal con un doble carril de tranvía no es afán recaudatorio ¿eh?
El coche privado es un negociete redondo. A ver si no por qué se prioriza gastar más de 1.400 millones en la Supersur y el quinto vagón del metro va a llevar más de un año de retraso.
Por cierto, el Ilustrísimo Sr. Alcalde de la Muy Noble Villa de Bilbao (Iñaki Azkuna) hace muchos años hizo de la línea 3 de metro (Ocharcoaga - Recalde) una de sus promesas electorales estrella.
A todo esto ¿cómo va el acceso al garaje en construcción de Via Vieja de Lezama por la calle Plencia?
Ojo. Que en Ledesma la cosa será similar. Esto va aparecer Londres. El sito más vigilado del mundo. Mo se de que sirven cámaras que graban como te han dado una paliza o te han dado un navajazo o cosas peores. No he visto cámara alguna que se metamorfosee en policía y detenga a alguien a punto de cometer un delito.
A Ledesma sólo podran acceder y circular por la calle los vehículos con permiso para acceder a garajes y los de carga y descarga de 8 a 11 horas. Se registrarán todos los números de matrícula autorizados y se sancionará al que no cumpla la normativa. Si la falta es leve serán 63 euros de multa o 90 en caso de pago con demora.

13-9-2009 La cuesta de septiembre cuesta

30-9-2009
20 minutos
UNAI ETXEBARRIA
Ponen cámaras en los semáforos de Bilbao para pillar al coche que cruza en rojo
Atención conductores, porque desde el 7 de octubre seis semáforos en Bilbao llevarán cámaras para multar a los coches que se los salten en rojo. Es el último hito en la seguridad vial de la ciudad, pero «no tiene ningún afán recaudatorio», según insistió ayer el teniente alcalde Ibón Areso.
Estos dispositivos estarán situados en los seis cruces con mayor siniestralidad en la ciudad. Apunten: son Gran Vía con Iparaguirre, Mazarredo con Gran Vía, Mazarredo con Colón de Larreategui, Autonomía con General Concha, Autonomía con Ferrocarril y Alameda Urquijo con Sabino Arana.
Entre 2003 y 2006, en estos nudos hubo 300 accidentes. De ellos, 65 tuvieron heridos. Según el Ayuntamiento, en la mayoría de casos el culpable fue un conductor que cruzó en rojo.
No tendrá afán recaudatorio, pero sí que será muy nocivo para el infractor. La multa por pasarse un semáforo en rojo son 140 euros y la eliminación de cuatro puntos en el carné de conducir. Y si el pago se retrasa, la sanción sube a 200 euros.
Este sistema lleva meses en pruebas. Si las sanciones hubieran estado operativas, las cámaras habrían pillado a una media de seis infractores al día.
Esto funciona así: las cámaras captan al vehículo que pasa en rojo. Entonces, el policía de turno, desde la central donde están los monitores, toma la matrícula y pone la multa.
«Como no es posible poner a un guardia en cada semáforo», Areso apuesta por este sistema. Si las cámaras dan buen resultado y la siniestralidad baja, el Ayuntamiento se plantea poner más.