Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

08 febrero 2008

Subida encubierta del IRPF

En la sección Aquí cuentas de El Correo publicaron la pregunta ¿Qué te parece la subida encubierta del IRPF?
Y vean el comentario siguiente. A día 8 de Enero ya había 122 comentarios. Y subiendo...

Milagros dijo
Cada vez somos más súbditos y menos ciudadanos. Nos parecemos a los pobres campesinos a los que los esbirros de Juan sin Tierra les arrebataban las gallinas y el poco grano que tenían para pasar el invierno. Y todo ello para que el señor de turno mejorara su castillo y las condiciones de vida de sus amigos. Al menos, antes había menos hipocresía y se llamaba a este acto por su nombre: expolio. Y todo ello para que se acometan proyectos que muchas veces no interesan a nadie. Tal como está la tecnología, hoy en día, habría que dar voto a todo el mundo en cada uno de los proyectos importantes. Se debería parecer más a la administración de una comunidad de vecinos que a un cónclave secreto donde unos pocos deciden de forma críptica y caprichosa el destino de la mayoría.
Somos un régimen comunista sofisticado. Te dejan ganar dinero como quieras. Tú corres con todo el riesgo. Ellos nunca con las pérdidas. Pero a la hora de gastar, te explican que no has entendido nada. Que son ellos los que deciden sobre la mayor parte de tus ingresos. Hay que tener en cuenta que no hay sólo IRPF. Hay además IVA, un sinfín de tasas municipales, multas, OTA, impuuesto sobre los carburantes y un largo etcétera, que suponen al final más del 50% de los ingresos. Es decir, hacienda pública es la gran querida a la que destinamos lo mejor de trabajo, de nuestros ingresos, mientras condenamos a nuestras verdaderas familias a vivir en condiones precarias.
Cuando una empresa va mal, te congelan el sueldo, te lo reducen o te despiden. Hacienda, en cambio, cuando la economía va mal, sube los impuestos. Perfecto. Ya les votaremos otra vez.

Aqui dejo lo publicado en El Mundo:
La tarifa del IRPF no se adecuará a la subida del IPC
MADRID.- Un año más, el Gobierno ha optado por no adecuar la tarifa del IRPF al crecimiento del IPC, lo que supone una subida encubierta de los impuestos. Así lo desveló ayer el ministro de Hacienda, quien argumentó que en un contexto de estabilidad de precios como el actual no tiene sentido deflactar la tarifa del IRPF para evitar que un contribuyente soporte mayor carga fiscal sin que en realidad haya ganado poder adquisitivo.
En palabras de Montoro, «no tiene sentido que en un mundo de estabilidad de precios como el que estamos construyendo con inflaciones bajas» haya que deflactar el IRPF. Otra cosa muy distinta sería, dijo Montoro, «si las inflaciones fueran del 6% u 8%».
Montoro recordó que el PP ha bajado ya los impuestos, y reiteró que en el año 2002 se aplicará una nueva reforma fiscal que supondrá una nueva rebaja de las cargas tributarias.
También en relación a los Presupuestos, ya se ha decidido que el Estado destine durante el año 2002 52.000 millones de pesetas al pago de los complementos de mínimos de las pensiones, financiados actualmente en su mayoría por la Seguridad Social, pese a tratarse de prestaciones no contributivas.
Así se recoge en el proyecto de ley aprobado ayer. Los complementos a mínimos se conceden cuando la pensión a la que tiene derecho una persona es inferior al importe mínimo establecido para esa prestación.