Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

03 julio 2006

Un bucólico caserío en Guernica


Mira que está complicado el asunto de la vivienda. Al afectado en este caso le bastaría con criar unas cuantas gallinas, gallos, ovejas, cabras o vacas y no pasaría el calvario que está sufriendo en sus carnes y podría dormir tranquilo por las noches. Yo pienso que si, que se puede hacer la vista gorda cuando ves que alguien actúa de buena fe. Se le advierte, se le da un toque de atención, se le “saca tarjeta amarilla” hablando coloquialmente. Pero en el caso que motiva esta entrada ¿quién actúa de buena fe y obra con rectitud? Juzguen ustedes mismos.

3-7-2006
Diario El Correo
Edición Vizcaya
IÑAKI LUZARRAGA/GERNIKA
El caserío de la discordia
Los 800 vecinos del tranquilo pueblo de Etxebarria viven inmersos en una agria polémica por la orden de demolición de una casa
Etxebarria es un pequeño enclave rural muy próximo a Markina. Rodeado de verdes bosques y cercano también al mar, el tranquilo municipio sirve habitualmente de refugio a aquellos turistas que buscan un remanso de paz, a caballo entre la montaña y la playa. Sin embargo, la localidad vive inmersa en los últimos días en una agria polémica que ha dividido a sus apenas 800 habitantes, generando gran tensión en sus calles.
El motivo: la decisión del Ayuntamiento de otorgar un plazo de seis meses al propietario de una vivienda para que proceda a su derribo. Una orden que ha enturbiado las relaciones entre los vecinos que están a favor y en contra de esta demolición. La resolución municipal obedece a la sentencia que el Tribunal Superior del País Vasco dictó en 2001 y que fue tres años después ratificada por el Supremo. La casa fue declarada ilegal porque, dadas las características del suelo, debía llevar aparejada el mantenimiento de una explotación agropecuaria. Algo que en ningún caso se hizo, señalaron los magistrados.
La vivienda abocada a la piqueta pertenece al marido de una ex edil del PNV, el partido gobernante. Esta circunstancia y el hecho de que varios ex concejales de la izquierda abertzale hayan exigido públicamente la ejecución del fallo judicial, ha llevado a muchos vecinos a calificar de «venganza política» lo que ahora está sucediendo en el pueblo. En este contexto, varios de ellos han formado una plataforma de apoyo a la familia afectada.
«Hemos recogido ya más de 300 firmas, todas de gente del pueblo», explicó uno de los miembros de este colectivo. «La sentencias han sido un auténtico atropello. Es necesario que los jueces conozcan el sentir de los ciudadanos de Etxebarria», clama sin dar su nombre. En el otro extremo de la balanza, son también numerosos los vecinos que exigen el derribo «inmediato» del inmueble. «Siempre se dicho que la ley está para cumplirla. Pues adelante», protestaba esta semana otro residente en Etxebarria.

Mediación del párroco
El ambiente se ha enrarecido de tal manera que hasta el párroco de la localidad introdujo el asunto entre las prioridades de su sermón del pasado domingo. El sacerdote pidió a sus feligreses que «rebajen» el clima de tensión existente. «Con el odio no se soluciona nada y, aunque la cuestión no es fácil, el pueblo tiene que recobrar la calma. Eso fue lo que les dije», comentó.
Por su parte, el alcalde, Iñaki Sudupe, que fue quien otorgó la licencia a la casa y cuya dimisión han solicitado desde la izquierda abertzale, asegura que el Ayuntamiento está al margen del asunto. «No hemos promovido la iniciativa popular de apoyo que están llevando un grupo de vecinos y amigos de la familia», declaró el primer edil.
En declaraciones a este diario, el propietario del inmueble afectado agradeció las muestras de cariño de sus conciudadanos. Con todo, anunció que acatará la sentencia y cumplirá la ley. «El alcalde no ha tenido ninguna culpa en este caso», apuntó.

4 comentarios:

Salvaje27 dijo...

Un nuevo ejemplo de que en este bendito pais existén dos clases de personas. Los políticos y arrimados a estos, y el resto. Yo pertenezco a ese resto, de los que pagan en la declaración de la renta, de los que no se pueden permitir una vivienda, de los que no interesamos. Solo espero que el tiempo ponga a esta gentuza en su sitio. Si los políticos estuvierán verdaderamente interesados en trabajar para nosotros, vivirian como nosotros. Basta escucharles para saber que hace muchos años que dejarón de ser así(alguno incluso ya nació distinto). Hoy hablando con un currela comentabamos todo el dinero que se pierde y malgasta en lo que se hace en Bilbao, y de como sería si lo administrasen políticos que no buscarán lucrarse. No tenemos tanta imaginación, pero si algún dia lo sueño te lo cuento.

Krollian dijo...

salvaje27:
Ya he hablado varias veces de que en esta sociedad mediocre tenemos una clase política que en un porcentaje cercano a su totalidad es menos que eso: mediocre.
¿Por qué la gente en general, tiene memoria de pez? ¿No se sabe lo que significa la palabra hemeroteca?
Realmente con el acrual (y calculado) exceso de información llena de ruido y titulares no hay más que vacío y búsqueda del “pelotazo” a toda costa.
Yo suelo decir que el 90% de lo que nos pasa es culpa nuestra. Todo es cuestión de actitud y voluntad. Y también suelo decir que lo que me conforma como ser humano es, por este orden:
Genética, Educación y Ambiente.
Otra cosa es que muchos aspiren a formar parte de ese pelotazo. Lo que ya no se es si en su ADN tienen grabado a fuego el aspirar como decía alguno, a ser clase media sin dar un palo al agua.

evaristo dijo...

Me encuentro ahora mismo de vacaciones fuera de Euskadi ( en Andalucía, concretamente ), y pasmadito me quedo con la noticia que Krollian nos ha puesto aquí, sobre esta Bizkaia de nuestras entretelas.

Esto ( siempre soy partidario de reír cuando algo es de mucho llorar ), parece la versión euskalduna de la canción del verano "Opá, yo viacé un corrá ". Traducido a la lengua vernácula sería algo así como "Aita, korta bat egingo dut".

Saludos desde la judería cordobesa.

Anónimo dijo...

Great site loved it alot, will come back and visit again.
»