Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

12 noviembre 2013

Todos los políticos son iguales. Y los que dicen eso también

Nos parece, sencillamente, que cuando alguien dice que todos los políticos son iguales, no sabe lo que dice. Y si lo sabe, no es de fiar.
Para los que no saben lo que dicen, este texto carecerá de sentido, supongo.

23-6-2013
El Antídoto
Alergia a la política

La estrategia del sistema es vaciar de política la política hasta dejarla sin sentido. En primer lugar utilizando, como moneda corriente, políticos iletrados de aluvión y fáciles de acomodar; sin resistencia al soborno y predispuestos a la fontanería de cualquier trabajo sucio. Con tal de estar donde se cuecen las decisiones y los repartos de pastel.

De esa guisa,devaluado, desprestigiado, denostado y, en fin, rechazado el oficio de político, cada vez estará más habitado por sabandijas carentes de ética. Sin apenas distinción de siglas.

Una vez vaciada la res pública de un debate político imprescindible, riguroso y llano, llega el momento estelar de la tecnocracia. Nos gobiernan santones economistas, expertos en ingenierías, banqueros...Y los de abajo estaremos más huérfanos y más indefensos ante los embates de la eterna codicia de los ricos. El Mundo máquina está servido.

La solución al embrollo y el saneamiento de la ciénaga debe empezar por más política y políticos mejor preparados, a la par que honestos. No es cuestión de buscar tampoco arcángeles de la iluminación artificial. Con bagaje y decencia y una poca de sencillez expositiva nos basta.

Porque la pretensión de ser "apolíticos" ya se ha visto a dónde nos ha conducido. A la prolongación inacabable el franquismo.