Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

31 agosto 2013

Amigos de conveniencia y guerras

¿Se acuerdan ustedes de Gadaffi reunido con sus celebraciones, encuentros y apretones de manos con Aznar, Zapatero o Juan Carlos I?

Cuando sirve a intereses muy convenientes, hay autoridades que obtienen el sello de demócratas, aliados, buenos gobernantes, estadistas ejemplares y lo que haga falta.
No se sabe muy bien cómo, pero oye, empiezan a publicarse noticias en todas partes por los medios de siempre, de matanzas en ciertos países (con armamento vendido por los de siempre, incluyendo España) y entonces hay que intervenir. Son países en los que se masacra al pueblo y se ha de intervenir dando paso a la guerra. Que no lo llamen conflicto armado, situación inestable ni mandangas parecidas.

Se ha de intervenir rápido salvo que sea asunto que ocurre en los Balcanes (se interviene tarde, ahí sí) o no se interviene en absoluto a defender al pueblo. La no intervención entonces es lo habitual. Véase Israel o unos cuantos países africanos, sudamericanos o asiáticos.

Ahí tienen ustedes la última foto vía Seila Sánchez @Seilasrsg

John Kerry cenando con Al Assad en el pasado. Y ahora lo llama asesino ¿Qué cosas, eh?

https://twitter.com/Seilasrsg/status/373722419418386432/photo/1


También pueden ilustrarse leyendo Guerra Eterna: