Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

16 octubre 2011

Manifestación del 15-O en Bilbao

Con este Sistema vamos de culo, gastos militares para hospitales, no es una crisis es una estafa, etc. han sido algunas de las consignas oídas en la manifestación que hoy ha tenido lugar en Bilbao.

Hoy, la globalización ha demostrado su cara más humana y reivindicativa. Comenzó con el amanecer en Australia y Nueva Zelanda y desde ese territorio recorrerá el globo terráqueo con el paso del sol.
Políticas fiscales liberales globales para que el Sistema funcione sin dificultades por todo el orbe, también llevan hace mucho tiempo mostrando su rostro más crudo.
En España, la palabra recorte está de moda, pero los sueldos máximos no están regulados, ni los bonos ni todo tipo de triquiñuelas financieras.
Gestores de cajas que se convertirán en bancos reciben ingentes cantidades de dinero público y se reparten beneficios y generosos planes de jubilación.
Bancos con beneficios recibiendo dinero de todos, mientras se piden ajustes salariales y empleos precarios.
El Banco de España advierte, pero parece un convidado de piedra, mientras las cajas se fusionan y se convierten en bancos.
La ley electoral sigue sin representar un voto por cada habitante y los coches oficiales y gastos en infraestructuras innecesarias siguen adelante.
Sanidad y Educación ven reducidos sus recursos, mientras nos preguntamos de manera retórica, si esta democracia tan orgullosa de su Transición desde la dictadura, sigue siendo tan ejemplar como pretende, y en realidad no fomenta el pensamiento único y el borreguismo.