Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

28 noviembre 2010

Veolia, Bilbobús y la admiración de los bilbaínos

El otro día alguien me dijo que Veolia lo tendría difícil si se ponía en práctica una estrategia para acabar con la huelga en menos de 5 minutos. Y se preguntarán ustedes ¿qué estrategia es esa?

Pues no cobrar a los usuarios de Bilbobús. Acceso gratuito.

Intrigado por la practicidad del asunto consulté a un conductor y me dijo de manera contundentemente clara que eso no serviría para nada. Acabaríamos pagándolo todos ya que de una u otra manera (con impuestos de toda clase) estamos pagando un servicio público. En este caso el transporte colectivo de autobús en la ciudad de Bilbao.

Y mira que las hemos pasado de asco. Lloviendo, frío, autobuses repletos, líneas anuladas... Pero yo les apoyo. A ver si van a tener que pagarse la vaselina.
En cuanto a este consistorio, el Gabinete Azkuna (el liberalísimo gabinete) como siempre. Nuestro (bueno, mío no, porque yo no le voté) campechanísimo alcalde primero se puso de parte de Veolia y después cuando vió que la gente ya estaba quemadísima dijo que la compañía francesa tendría que “palmar dinero”.

¿E Ibón? Imagino que seguirá sonriendo... Es que no se puede ser más manipulador. ¿Cómo se va a dar el mismo servicio que daba TCSA pero por menos dinero?

Bilbao mola mazo. Y si. Siguen ensanchando las aceras...