Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

26 mayo 2010

El telón de acero económico

El Sistema parece que sólo puede crecer hasta el infinito en un globo terráqueo finito. Imposible.
Cuando los ricos son cada vez menos pero acumulan una riqueza cada vez mayor, siempre será a costa de que los demás seán más pobres aún y en mayor número.
Y el mismo símil se puede aplicar a los recursos naturales.
Hace tiempo que la CEE es más bien la Europa de los mercaderes. Alemania y Francia son los países que más armas venden a Grecia. Y luego hay que ajustar cuentas.
Por lo visto el sueño de algunos iluminados es que cada uno de nosotros acumule 5 coches, 15 televisores y 40 pisos. ¡Qué plan de vida más extraño!

Recomendemos de nuevo la lectura de Dinero:

20-5-2008 Dinero. De Miguel Brieva

26-5-2010
El Correo
Cartas al Director
El nuevo telón de acero
ALEJANDRO SOTA. GETXO-VIZCAYA
Un nuevo telón de acero se cierne sobre los ciudadanos europeos. Tras el mismo, sus ciudadanos se empobrecen, sus salarios se reducen y su bienestar social inicia la senda de la desaparición. Sus tres muros de acero deprimen las condiciones de vida de las clases populares. El primero lo conforman los mercados financieros, donde los especuladores internacionales, con dinero del BCE, y con un paquete de rescate que les libra de la quiebra, obtienen beneficios enormes con la deuda pública. El segundo lo forman las instituciones europeas, dirigidas por políticos liberales que dirigen instrucciones a los gobernantes elegidos por los ciudadanos, que obedecen servilmente. Exigen planes de austeridad a los ciudadanos que reducen el gasto social y engordan los beneficios de los especuladores financieros. El tercer muro lo conforman los grandes medios de comunicación, que sólo aceptan el neoliberalismo como solución de la crisis. Es normal, su existencia depende de que sus enormes deudas sean financiadas por los bancos. Me temo que el siguiente objetivo de esta troika institucional sea la intervención del único espacio de libertad que nos queda, la Red de redes. Veremos.