Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

17 abril 2007

Munícipes avariciosos y la fauna ladrillil

Editorial de El País donde destaca la manera en que los ayuntamientos obtienen ingresos, se saca a relucir la eterna cuestión de la Ley de Financiación de Partidos y se menciona el descrédito que a marchas forzadas (y con la demostración en hechos probados y con infinitos ejemplos por todas partes) se están ganando entre los ciudadanos de a pie, estos munícipes avariciosos en grado sumo.
Con permiso de Forges y un dibujo suyo de 1972 actualizado a nuestros días acompaño gráficamente esta entrada. Aunque Caja Duero ya desactualizó el chiste ya que sus hipotecas son a 52 años.
En fin. Mas abajo un tal ecologista estudia la fauna, con el detalle de un entomólogo, del mundo ladrillil.

19-3-2007
El País
Cemento imparable
A pesar del creciente descrédito social que provoca la presión urbanizadora de ayuntamientos y autonomías, se siguen ejecutando proyectos urbanísticos que destruyen zonas naturales protegidas o desafían la lógica de la sostenibilidad demográfica. Véase el plan de construir 20.000 viviendas en el pueblo de Illescas (Toledo), hoy con apenas 17.000 habitantes, para lo cual se recalificarán 4,5 millones de metros cuadrados de suelo. En este juego incontrolado de recalificar terreno, aunque sea protegido, la Junta de Castilla y León, gobernada por el PP, ha dado dos vueltas de tuerca. Ha aprobado por ley el proyecto de construir en Soria un complejo de 800 chalés y un parque empresarial en una zona protegida, el Soto de Garray; con esta tramitación legal, el PP evita la intervención de las autoridades judiciales y se garantiza la impunidad inmediata de este caso palmario de especulación inmobiliaria. Para rizar el rizo con un sarcasmo, denomina el proyecto como "Ciudad del Medio Ambiente".
El pintoresco desafuero soriano, la ciclópea recalificación de Illescas -tan similar a la de Seseña- o los cientos de pelotazos inmobiliarios que surgen en el suelo peninsular, transmiten la imagen de que la clase política municipal y autonómica tiene comportamientos poco honrados y que está destruyendo la posibilidad de un desarrollo urbanístico ordenado del país. Son temores bien fundados. La especulación descontrolada procede en parte de las dificultades de los ayuntamientos y de los partidos políticos para financiar sus gastos e inversiones, en muchas ocasiones faraónicos y casi siempre muy superiores a sus modestos ingresos. Bastaría con cambiar legalmente la financiación de los partidos y de los municipios para apagar uno de los focos de esta avidez inmobiliaria que amenaza seriamente con desprestigiar la democracia municipal.
Mientras se consigue el acuerdo para cambiar esas leyes, se puede trabajar contra la marea constructora en otros frentes. Por ejemplo, no se entiende que los espacios naturales protegidos sean tan fácilmente asaltados por la especulación organizada. Convendría blindarlos remitiendo su cuidado a autoridades nacionales o incluso supranacionales. Se entiende muy mal que el Estatuto del Empleado Público que prepara el ministerio correspondiente socave la autonomía e independencia de los secretarios e interventores de la Administración local, llamados a controlar las arbitrariedades y corruptelas de los ayuntamientos, haciendo que puedan ser nombrados y destituidos discrecionalmente por los alcaldes que tienen que supervisar. La idea correcta debería ser precisamente la contraria, es decir, reforzar su independencia y su capacidad de denuncia poniéndolos a salvo de represalias.

Comentarios en idealista.com
martes 17 abril 11:38, ecologista en respuesta a foro, dijo
Debido al cambio climático inmobiliario que se está dando actualmente en la península ibérica, se ha constatado la desaparición inequívoca del especímen pisitus inversionitus y en grave peligro de extinción el pasapiserus hispalensis. Desde determinados sectores se advierte que otras especies también empiezan a sufrir este cambio climático inmobilario.
Todo se debe a la reducción del invertebrado créditus facilem, amenazado por el créditus morosus que está invadiendo su hábitat natural.
El cambio del clima inmobiliario, ha propiciado también la aparición de nuevas e indeseables plagas como los "cofidis tae infinitum" "agrupacreditums horribilis" y algunas otra más, que de seguir así, propiciarán la total desaparición de otras especies necesarios para el mantenimiento del habitat hispalensis.

2 comentarios:

aNto dijo...

Sr. Krollian, me he dado cuenta que los últimos 6 o 7 post de su bitácora tratan siempre sobre la vivienda.

Y es verdad que está todo mu jodido, es verdad.

A mi, personalmente me mola el tema, pq es para quejarse, pero hecho de menos cuando su blog se acercaba más al ciudadano hablando de todo un poco: Carreteras, concejales icompetentes, acerosis, municipalosis, etc.

Vamos, que ha perdido esa chispa de antaño, por culpa de la vivienda.

Y es que la vivienda nos jode a todos... ¿eh?.

:D

Krollian dijo...

anto:
He de anunciarle que desde hace más de dos meses me desplazo en metro a trabajar a Baracaldo. El itinerario Arabella - Recalde habitual, ya no es algo presente. De ahí que tenga menos entradas que hagan referencia al variopinto mundo urbano de esta noble Villa. No obstante no se preocupe, que ya tengo preparadas entradas fuera de la órbita del problema de la vivienda.