Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

07 mayo 2015

Salir de pobre. Ni trabajando

España no es un país pobre. Es la riqueza la que está mal repartida.
Mientras tanto, 1 de cada 3 ofertas de trabajo no llega al salario mínimo. Vamos bien en el país que evade cerca de 50.000 millones de euros al año. O que da a la iglesia 11.000 millones anuales.