Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

09 septiembre 2011

Los dineros de sus señorías


Qué tienen a nombre de otras personas, cómo han llegado a poseer semejantes fortunitas. Y lo que directamente no han declarado son cuestiones que aún no se han apuntado.

9-9-2011
cuartopoder.es
Más de 50 parlamentarios cobran dos remuneraciones del erario público
La publicación por primera vez en España del patrimonio y las rentas de los diputados y  de los senadores en respuesta a la exigencia de transparencia del movimiento del 15M, dio lugar ayer a una avalancha de entradas a la web del Congreso que la dejó fuera de servicio durante toda la jornada. Tal era el interés de los ciudadanos por conocer las posesiones y los sueldos de sus señorías que hasta la web del Senado se saturaba a intervalos. Pese a las dificultades para conocer las declaraciones, se puede afirmar con poco margen de error que entre 50 y 60 políticos cobran dos y tres remuneraciones del erario público.

Nada más conocerse las declaraciones de renta y patrimonio surgieron las comparaciones entre los principales dirigentes. Ya sabemos que Mariano Rajoy cobró 50.000 euros más el año pasado que el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y algo más de 30.000 que el presidente saliente, José Luis Rodríguez Zapatero. También, que Manuel Fraga Iribarne ha ahorrado casi un millón de euros en su larga carrera política que terminará el 20-N si Dios quiere. O que Javier Arenas Bocanegra tiene dos pisos y la sexta parte de un tero en Sevilla. O que el senador canario del PP Francisco de Borja Benítez de Lugo es mucho más rico que la socialista Carmen Alborch que posee 4 viviendas entre Madrid y Valencia y el 7,25% de otros seis pisos en la capital del Turia.

Los detalles patrimoniales –al margen de las ocultaciones con testaferros o sin ellos que irán saliendo– desataron los elogios a la transparencia, las críticas al cotilleo, el desagrado de Josep Antoni Durán i Lleida y, entre otros dichos, la petición de Gaspar Llamazares de que el ejemplo se extienda a todas las instituciones públicas, incluida la monarquía, en referencia a la familia real. Entre los comentaristas predominó el olvido de los cientos de miles de jóvenes indignados, sin empleo y sin perspectiva de futuro, que en las calles y plazas han exigido políticas transparentes y transparencia a los políticos.

Pero como antes decía, en torno a un 10% de los 610 integrantes del Legislativo reciben más de una remuneración del erario público. Los ministros que son diputados cobran dos pagas: más de 56.000 euros anuales como miembros del Consejo de Ministros y 77.000 como diputados o senadores. Cuando, como es el caso de Rubalcaba, han salido del Gobierno, compatibilizan el 80% de su remuneración como ex ministros durante dos años con el sueldo y las dietas de parlamentarios.
Además, los dirigentes de los partidos, que se financian con dinero público a razón de 30 millones anuales para el PSOE y otros tantos para el PP, cobran sueldos dobles cuando son parlamentarios. Para esquivar la ley que impide remuneraciones dobles con cargo a las arcas públicas, los sueldos del partido reciben el nombre de “gastos de representación”. Fraga, por ejemplo, recibió el año pasado por ese concepto 34.314 euros. Arenas, 54.534 en “gastos de representación del PP”, perfectamente compatibles con los 77.000 de senador.

Los dobles sueldos de los miembros del Gobierno y de los dirigentes del principal partido de la oposición contrastan con la incompatibilidad salarial de los alcaldes y concejales, quienes han de optar por una de las dos remuneraciones públicas. Generalmente eligen la del Parlamento, pero también en su caso se producen ingresos dobles, pues llegan a cobrar hasta 15.000 euros anuales por asistir a los plenos y a las juntas de gobierno. Este “mileurismo” institucional está muy extendido. La senadora socialista Alborch recibe unos 12.000 euros anuales por ejercer la oposición en el Ayuntamiento de Valencia, y, por seguir con el ejemplo, cobra unos trienios de la Universidad que le reportan 7.675 euros anuales.

El “mileurismo” de los trienios vale para todos los funcionarios públicos, que siguen cobrando la antigüedad, tanto si están excedentes en el Servicio Andaluz de Salud, como el doctor Aguirre Muñoz, senador del PP, como si pertenecen a la administración local o son funcionarios de la Generalitat de Cataluña, caso de la socialista Assumpta Baig i Torras. Y quien dice funcionarios, dice académicos. Fraga sigue recibiendo sus emolumentos de 600 euros mensuales como miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Los parlamentarios también compatibilizan las pensiones de viudedad con los sueldos públicos.

Si para ellos, para los ministros, ex ministros, dirigentes de los partidos, funcionarios, alcaldes, concejales, diputados autonómicos y corporativos provinciales se justifican las remuneraciones dobles, sean principales o residuales, a los desempleados que reciben mil euros mensuales como máximo el primer año en paro se les aplica un riguroso plan de inspección para que no defrauden con algún trabajo esporádico no declarado.

http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2011/09/09/mas-de-50-parlamentarios-cobran-dos-remuneraciones-del-erario-publico