Una píldora de desahogo de un ciudadano corriente y moliente ante la desidia y el despilfarro institucional

22 mayo 2008

15 de junio. Vecinos a la calle

A parte de las grandes obras que se realizan en Bilbao, es demencial que, por ejemplo haya gente dando vueltas por la noche, en sus respectivos barrios para poder aparcar.
La Supersur (obra que pagaremos todos durante 25 años) no es fomentar precisamente el transporte público. De la línea 3 de metro Ocharcoga - Recalde no se sabe, no contesta.
EL tranvía seguirá su ampliación ahogando la entrada principal de Recalde.
Hablar de todas las obras absurdas de esta ciudad sería demasiado largo. La última ocurrencia de este ayuntamiento endeudado hasta las cejas es que a la plaza Vizcaya ahora le sobran los arcos y le falta una fuente porque alguien habrá dicho que no “encaja” estéticamente con el edificio de la Alhóndiga.
Viviendas libres que tienen que costar 500.000 euros en Garellano para poder financiar el traslado de los Bomberos y la Policía Municipal a Miribilla.
Con un poco de suerte a lo mejor no peatonalizan la calle Carmelo de Santuchu, je, je.
Yo el día 15 no pienso faltar ¿y tu? Bueno, si te sobra el dinero como a algunos y ya tienes tu(s) pisito(s) y garaje(s) correspondientes ¿qué mas te da verdad?

22-05-2008
Diario El Correo
Edición Vizcaya
SOLANGE VÁZQUEZ
Los vecinos de Bilbao unen sus fuerzas
La coordinadora de asociaciones convoca una manifestación el 15 de junio para pedir al Consistorio más participación ciudadana
La reclamación de una mayor participación ciudadana en los proyectos de la villa es un clásico de las asociaciones vecinales de Bilbao, que han hecho llegar al Ayuntamiento esta reivindicación en innumerables ocasiones. Sin embargo, la coordinadora que aglutina «al 70% de las agrupaciones», según sostienen sus portavoces, ha decidido dar ahora «un paso adelante» en su demanda con la convocatoria de una manifestación el próximo 15 de junio. Durante la marcha, que saldrá de la Plaza Moyua a las 12.00 horas y llegará hasta el Ayuntamiento, pedirán al Consistorio que «reconozca que la voz de los vecinos, sus opiniones y propuestas son imprescindibles» para construir Bilbao.
El momento elegido para realizar la protesta -«la primera de este tipo que se hace en la ciudad desde la llegada de la democracia»- no es casual. La coordinadora asegura que la actividad vecinal se encuentra ahora en un momento de «efervescencia» propiciado por una encrucijada de proyectos que han suscitado una notable oposición ciudadana y cuya ejecución es inminente. «La manifestación es un aviso al Ayuntamiento, un aldabonazo. No escuchan al ciudadano y siguen adelante con planes que no cuentan con el respaldo de los bilbaínos: en San Ignacio los rellenos del canal pueden empezar mañana mismo, igual que las obras del tranvía, la construcción del horno del crematorio está ahí y en Sabino Arana el Ayuntamiento no quiere mostrar a los residentes los estudios que han hecho sobre el nivel de ruido, porque saben que se superan los límites permitidos», detalló ayer Javier Muñoz, portavoz de la coordinadora, quien insistió en que, además de estos grandes frentes abiertos, «hay pendientes muchos problemas en los barrios».

Salto «cualitativo»
En este sentido, los portavoces vecinales incidieron en que es oportuno realizar «una acción conjunta» y no limitar el trabajo de las asociaciones al ámbito exclusivo de cada vecindario. «Tenemos que entender que muchos proyectos que se acometen en diferentes zonas de la villa tienen un efecto en toda la ciudad», puntualizaron. «Muy ilusionados» con la manifestación del día 15, «que supone un cambio cualitativo» en el movimiento vecinal de Bilbao, los miembros de la coordinadora recalcaron que quieren revestir la iniciativa de un «ambiente festivo» para impulsar su demanda de fondo: un nuevo modelo de participación ciudadana que releve al actual, «que está agotado y no responde a las demandas sociales».